Saltear al contenido principal

El kinesiotape o vendaje neuromuscular

El kinesiotape, o vendaje neuromuscular, es una técnica que Grup Fisioderm aplica actualmente a los pacientes que la necesitan.

Consulta las tarifas de fisioterapia.

A pesar de la actualidad del kinesiotape, gracias a las imágenes de deportistas de élite que lo usan y enseñan, es una técnica creada a finales de los años 70 por el quiropráctico japonés Kenzo Kase.

Un poco de historia

En su práctica diaria, el doctor Kase veía que sus pacientes marchaban mejorados de su consulta pero, en algunos casos, al poco tiempo recaían. Kase empezó a buscar la manera de prolongar el efecto de su mano sobre el paciente, más allá de la duración de la sesión. Eureka! el doctor encontró que aplicando un vendaje muy concreto, conseguía su objetivo. Pero no podía ser cualquier tipo de cinta, tenía que tener unas características especiales:

  • Similar a la piel humana en cuanto a grueso, peso, extensibilidad y color (las primeras cintas eran de color beige).
  • Transpirable y resistente al agua, ya que el paciente tenía que poder llevar el vendaje durante varios días para mejorar la sintomatología. Bien puesto, el tape puede durar de 3 días a 1 semana.

El hecho que el doctor Kase para colocar la cinta  (en inglés “tape”) usara pruebas kinesiológicas  hace que el método tome el nombre de  “kinesio tape” pero también es llamado “vendaje neuromuscular”, “kinesio taping” o “Medical Taping Concept”.

Si inicialmente este médico empleó cintas de color beige por similitud al color de la piel humana, después las usó de otros colores, sobre todo para tratar a los niños para que no asociaran las cintas a la enfermedad.

Pasan los años y el método se introduce en los EEUU donde se populariza en el ámbito deportivo. En los Juegos Olímpicos de Sidney, en el año 2000, se empiezan a ver deportistas con unas tiras de colores que llaman la atención. Además, deportistas de élite como el futbolista David Beckham entre otros, son los que definitivamente dan visibilidad a la técnica.

Un poco de técnica

El kinesio  taping  no se puede confundir con un vendaje funcional o “tape” clásico.  El vendaje funcional tiene la finalidad de inmovilizar relativamente una articulación, es decir, busca la protección y estabilidad básicamente de los ligamentos que tienen cierto peligro a sufrir un esguince y por tanto el material es inelástico, casi rígido. Por contra, el kinesiotape, es elástico, permitiendo el movimiento en toda su extensión y tiene una acción más sensorial, estimulando la circulación y drenaje allá donde se aplica. Por tanto, el vendaje funcional y el neuromuscular, son métodos diferentes pero complementarios que se usarán en función de la fase en la que se encuentre el paciente de su recuperación.

Efectos y aplicaciones del kinesio taping

El vendaje neuromuscular actúa en cuatro ámbitos:

  • Circulatorio: mejora la micro circulación sanguínea y linfática.
  • Analgésico: reduce la presión sobre los nocireceptores por el efecto de tensión tisular.
  • Tono muscular: efecto tonificante o relajante en función de la posición de la cinta.
  • Articular: mediante una corrección mecánica, mejora la función articular.

Las aplicaciones son múltiples, siendo las más corrientes las que se hacen para tratamiento muscular, ligamentoso, corrección articular, aplicaciones linfáticas y también en hematomas, cicatrices. Los efectos, de forma muy resumida son:

Analgésico:  Si existe un proceso inflamatorio en alguna zona, aumenta la presión en los tejidos, el espacio entre el músculo y la piel disminuye dificultando la circulación tanto sanguínea como linfática y los receptores del dolor (nocireceptores) se ven presionados, provocando el incremento de la sensación de dolor.

Al aplicar la cinta con la técnica adecuada, se crea una discreta elevación de la piel y por tanto, se crea más espacio, disminuyendo la presión en los tejidos. De esta manera ayuda a mejorar la circulación liberando la presión sobre los nocireceptores, disminuyendo la percepción de dolor y facilitando o mejorando el movimiento.

Muscular: Aunque actualmente existen distintas teorías y no se llega a un consenso sobre el sentido en el que se han de realizar las aplicaciones musculares, según Kenzo  Kase, la tonificación muscular se obtiene colocando la tira de origen a inserción, mientras que para relajarlo, se ha de poner de inserción a origen del músculo.

Lo más adecuado es llevar a cabo pruebas diagnósticas que nos ayuden a valorar la mejor aplicación en cada caso, ya que cada caso requiere una intervención distinta. En la imagen se puede ver el efecto de la tira sobre las estructuras.

Pocas contraindicaciones

Este tipo de terapia tiene pocas contraindicaciones y aunque el tape es hipoalegénico, en personas especialmente sensibles se debe realizar una prueba antes de su aplicación. No se puede aplicar:

  • Sobre heridas, piel muy frágil o con problemas cutáneos (psoriasis…) ya que no se trata de una venda estéril y además es adhesiva. En cambio, se puede colocar alrededor de la herida ya que al estimular la circulación favorece y acelera su curación.
  • En procesos de edemas generalizados: problemas cardiacos o renales.
  • Trombosis.
  • Contraindicación relativa durante el embarazo.
  • Sobre carcinomas.

Consulta siempre a profesionales

En la actualidad el kinesiotape está de moda, y todo el mundo pone tiras de colores, pero cuidado: no sirve para todo. El vendaje neuromuscular es un sistema complementario a otras terapias a las que refuerza su efecto. Es el terapeuta quien debe analizar lo que conviene más a cada paciente.

Por otro lado, las tiras adhesivas han de tener una calidad y características que garanticen el éxito del tratamiento. Actualmente han aparecido en el mercado muchos productos y algunos de ellos con menor calidad, durabilidad y que pueden causar irritaciones cutáneas.

Les tiras han de ser 100% de algodón adhesivas y elásticas, solo longitudinalmente. La cola es acrílica 100%, formando curvas sinusoidales. Una vez aplicada, la tira se activa con el calor que le imprime el terapeuta frotando sobre ella. Por eso son muy resistentes al roce y también al agua, ya que están ideadas para soportar la higiene diaria o nadar, por ejemplo. Por último, y no menos importante, permiten transpirar, por tanto se puede practicar deporte sin que disminuya su efecto.

Los colores del tape no alteran las características, es decir, la composición de todos es la misma, solo cambia el pigmento, al que algunos autores y el propio doctor Kenzo atribuyen efectos o resultados en función de las propiedades de cada color, según los principios de la cromoterapia, de manera que para conseguir un efecto  sedante antes aplicarían un color azul que magenta. Este es un aspecto muy sutil que no todos los terapeutas tienen en cuenta.

Lo más importante es que la mejora   evidente de muchos pacientes tratados diariamente con este método hace que muchos fisioterapeutas y terapeutas en general de todo el mundo la utilicemos dentro de nuestra práctica diaria.

 

Consulta aquí más información sobre el kinesiotape.

Valoración del contenido
Volver arriba