Saltear al contenido principal

Reeduca tu salud postural

¿Sabías que la postura se puede reeducar? Por eso, y porque cuidar nuestra columna vertebral es básico para gozar de una buena salud, iniciamos una serie de información y consejos para concienciar sobre la importancia de mantener una buena postura y aprender a cuidar la espalda.

La postura es la posición en la que está una persona en un momento concreto y viene determinada por la columna vertebral. A nuestra columna le influyen:

  • La herencia genética.
  • Diversas enfermedades.
  • La personalidad (los más depresivos tienden a una postura más encorvada)
  • La actividad física.

Si reconocemos que nuestra postura no es la más saludable, la buena noticia es que se puede reeducar.

La columna vertebral

Está formada por la superposición de unos huesos llamados vértebras. Entre ellas se hallan los discos intervertebrales, gelatinosos, que facilitan y limitan los movimientos.

Si miramos de frente una columna vertebral sana la veremos completamente recta. Pero si la miramos de perfil descubriremos que tiene cuatro curvas. Estas curvaturas, junto a los discos intervertebrales, son los que confieren flexibilidad y la capacidad de absorber y amortiguar los golpes.

La columna  tiene la función de soportar el peso de nuestro cuerpo, mantener la postura y proteger la médula espinal, que recorre el interior de las vértebras. Los músculos tienen un papel fundamental: si la musculatura se debilita, las vértebras quedan desprotegidas y empezamos a padecer dolor de espalda y alteraciones.

Qué le pasa a la columna cuando nos hacemos mayores

Durante la madurez y el envejecimiento pasamos por diversos estados que afectan a nuestra columna. El principal es la osteoporosis, que afecta a las vértebras por ser huesos. Podemos sufrir una fractura y también la pérdida de altura. También nuestra postura, si no hacemos nada para remediarlo, se encorva y este encorvamiento puede favorecer que los discos intervertebrales pierden su característica gelatinosa. Además, aparece la artrosis en nuestra vida. Todos estos estados, y alguno más, son los que provocan esos dolores de espalda.

Para tener una buena salud postural y olvidarnos de esos dolores de espalda debemos:

  • Tener una alimentación sana y equilibrada.
  • Realizar ejercicio físico.
  • Mantener buenas posturas en todas las actividades de la vida diaria.

Próxima publicación: Salud postural: alimentación y ejercicio físico.

Valoración del contenido
Volver arriba