Saltear al contenido principal

¡Hagamos ejercicio!

En Grup Fisioderm nos declaramos incondicionales de los gimnasios y los entrenadores personales. Pero también hay otras formas cotidianas de recuperar la forma física realizando actividades que nos permitirán mantenernos fuertes y saludables a lo largo de nuestra vida. Simplemente, se trata de ser constantes y asimilar que el ejercicio físico forma parte de nuestra vida.

Cómo ejercitarnos sin darnos cuenta

Pasear cada día. 30 minutos son suficientes y ni siquiera se tienen que hacer de un tirón. Puede ser un paseo por la mañana de 15 minutos y otro por la tarde, si se adecua más a los horarios personales. Solos o en grupo, únicamente es necesario calzado cómodo y, en algunos casos, ser menos dependientes del coche.

Jardinería y bricolaje. Son actividades ideales porque obligan a un movimiento continuo, sin necesidad de construir una piscina y emular a los manitas que salen en televisión.

Subir y bajar las escaleras. No nos cansaremos de repetirlo. Se puede empezar por dos trayectos menos de ascensor a la semana hasta conseguir subir o bajar siempre a pie a la vez que recuperar capacidad pulmonar y mejorar esas rodillas que a veces parece que nos hablan.

Si además añadimos otro tipo de ejercicios, como la natación, la gimnasia acuática, el yoga  y bicicleta o correr para lo más entrenados, comprobaremos que en dos o tres meses nuestro cuerpo ha despertado y nos encontramos mejor física y emocionalmente, más contentos, con energía renovada. Y, porqué no, podremos recuperar deportes que habíamos practicado, como el tenis o el esquí.

No podemos permitirnos el lujo del sedentarismo. El ejercicio es la clave para mantenernos fuertes, saludables e independientes.

¡Hagamos ejercicio!
Valoración del contenido
Volver arriba